Manager Fantástico

Un blog de Fantasy NBA totalmente 1.0

Archive for the ‘Qué he hecho yo para merecer a…’ Category

Qué he hecho yo para merecer a Elton Brand

leave a comment »

Estos son los promedios de Elton Brand durante los últimos siete días:

19,7 puntos, 10,3 rebotes, 1,7 asistencias, 2,7 robos, 3,7 tapones, 52,3% en tiros de campo y 86,7% en tiros libres en 38 minutos de juego.

Y estos son los que había conseguido en las tres primeras semanas de liga:

9,8 puntos, 5,3 rebotes, 0,9 asistencias, 1,3 robos, 0,6 tapones, 42,5% en tiros de campo y 80% en tiros libres en 27 minutos de juego.

Pero vamos a ver, ¿qué ha ocurrido?

Los Sixers usan el ataque de Princeton, que funciona mejor con un único pivot en cancha, junto con un base y varios tiradores. Los Sixers comienzan la temporada con dos jugadores interiores en el quinteto titular (Brad y Samuel Dalembert) y uno sólo cuando juegan los suplentes (Marresse Speights). Además, el único lanzador de tres fiable del equipo, Jason Kapono, también es suplente. Como era de esperar, los titulares encuentran muchos problemas para poner en práctica el sistema, mientras que con la segunda unidad parece funcionar de forma excelente. Brand no juega los últimos minutos de los partidos mientras que Speights es una de las sorpresas positivas de las primeras jornadas de liga.

El 15 de Noviembre Speights se lesiona en la rodilla izquierda. Se prevé que esté de baja entre seis y ocho semanas.

El 17 de Noviembre, el entrenador Eddie Jordan amenaza con hacer a Brand suplente, insertando en su lugar en el quinteto de inicio al legendario Rodney Carney. A la pregunta de si le parece que Brand es un jugador de 40 minutos por partido, Jordan responde sin dudarlo: “No”.

El 18 de Noviembre  los Sixers juegan ante los Bobcats, el peor equipo en ataque de la liga y en el que el defensor de Brand es Gerald Wallace (17 kilos más ligero que él). Se le ve motivado desde el comienzo del encuentro y consigue 19 puntos, 11 rebotes y, lo que es más importante, utiliza sus largos brazos para desbaratar la ofensiva de Charlotte con tres robos y seis tapones. Meritorio, pero el ataque de los Bobcats es un desastre. Brand juega 42 minutos y, a pesar de que sigue dando la impresión de que carece de explosividad en sus movimientos, no la necesita para dominar el encuentro. Lo más importante de todo es que juega mucho tiempo como único pivot (Dalembert es el damnificado y únicamente disputa 14 minutos. Mientras, su agente le busca otro equipo).

El 20 de Noviembre se enfrentan a los Grizzlies, que cuentan con dos jugadores interiores que cogen más de 10 rebotes por partido (Marc Gasol con 11,1 y Zach Randolph con 10,2). Memphis gana y Brand únicamente coge seis rebotes en 38 minutos, a pesar de lo cual el resto de sus estadísticas con muy buenas (22 puntos, cuatro robos, cuatro tapones). Se le ve motivado y es el mejor de su equipo junto con Louis Williams.

Anoche los Sixers perdieron contra los Cavaliers a pesar de jugar un magnífico partido. Brand es defendido por J.J. Hickson en los tres primeros cuartos y por Anderson Varejao en el último, y le gana la partida a ambos terminando con 18 puntos, 14 rebotes, un robo y un balón en 35 minutos. A pesar de ello no tiene protagonismo en los minutos finales del encuentro, en el que Andre Iguodala se encarga de lanzar y fallar casi todos los tiros (1 de 7 en el último periodo).

Con todo esto, vamos a lo importante: ¿La mejora en las estadísticas es una situación sostenible o los managers que cuentan con Brand en sus equipos deberían aprovechar la oportunidad para venderlo antes de que su valor caiga de nuevo?

Cuando se observan sus estadísticas de forma detallada surgen varias señales de alarma. El porcentaje de jugadas utilizadas por el jugador mientras está en pista (Usage percentage) es del 21%, muy por debajo del 24,6% de Iguodala y similar al 21,8% de Williams y al 20,2% de Thaddeus Young. En otras palabras: Este no es su equipo, sino el de Iguodala. Sus actuaciones dependerán hasta cierto punto de lo que haga el jugador-franquicia, en especial en los minutos finales. Su porcentaje de tiro efectivo es del 45,8%, inferior al 47,6% de Iguodala y muy bajo para lo que se espera de un jugador interior (como comparación, Speights tiene un 60,5%). Eso se debe a su insistencia en el tiro de tres y cuatro metros, un arma que siempre ha formado parte de su repertorio pero que ahora utiliza con mayor frecuencia.

Las circunstancias han sido positivas para Brand (lesión de Speights, bajo rendimiento de Dalembert y de Young), y además se ha enfrentado a rivales con juego interior débil en Charlotte y mediocre en Cleveland. Sin embargo, en los próximos partidos Philadelphia tendrá que vérselas con algunas de las mejores defensas de la liga y Brand tendrá que defender a ala-pivots muy complicados: Washington (23º en puntos permitidos por cada 100 posesiones –Defensive Rating, DRtg-, defenderá a Antwan Jamison), Boston (1º en DRtg, Kevin Garnett), Atlanta (16º en DRtg, Josh Smith), San Antonio (18º en DRtg, Tim Duncan) y Dallas (5º en DRtg, Dirk Nowitzki).

Brand es un buen jugador, y sus estadísticas de comienzo de temporada resultaban abominablemente bajas incluso en las condiciones analizadas. Sin embargo, aunque sus números han mejorado, ha sido en gran parte debido a la coyuntura del equipo. Los problemas en el sistema de juego persisten, hay jugadores lesionados o en baja forma que se recuperarán e incluso podría producirse el traspaso de Dalembert por otro pivot más solvente, todo lo cual afectará negativamente a Brand. Y ello sin mencionar su historial clínico. Mi opinión es que es un momento magnífico para venderlo a algún manager necesitado de ayuda interior, hoy mejor que mañana. Actúa en consecuencia.

Anuncios

Written by Daniel Raya

22 noviembre 2009 at 23:37

Qué he hecho yo para merecer a Al Jefferson

leave a comment »

Una de las decepciones de la temporada hasta el momento está siendo Al Jefferson. Tras perderse 32 partidos el pasado año por problemas en la rodilla y sufrir una tendinitis en el tendón de Aquiles en pretemporada, sus primeros ocho partidos están resultando decepcionantes… El manager que lo escogió al comienzo de la segunda ronda debe estar tirándose de los pelos preguntándose en qué estaba pensando para no haber elegido en su lugar a Chris Bosh. Vamos a ver qué le ocurre y si aún hay esperanza de que recupere el nivel que se le suponía antes de que comenzara la liga.

Las lesiones: En Febrero sufrió un esguince en el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha y fue operado unos días más tarde. En ese momento se prevé que su recuperación se alargue hasta el comienzo de la siguiente temporada. En Septiembre el general manager de los Wolves David Kahn afirmaba que Jefferson estaba mejor de lo previsto y que estaría listo para entrenar y disputar partidos de pretemporada, si bien por precaución se controlarían sus minutos cuando el equipo jugara en noches consecutivas. Se presenta pesando 13 kilos menos que el año pasado para reducir la carga en la rodilla y facilitar su rehabilitación. Tras un par de actuaciones en las que parecía que estaba en buen camino para recuperar la forma, el 18 de octubre (un día después de que Kevin Love se fracture la mano) debe retirarse de un amistoso contra los Bucks por una inflamación en el tendón de Aquiles. Se sospecha que la causa de la tendinitis se encuentra en la diferente distribución del peso que realiza Jefferson para evitar forzar su rodilla operada.

Tras perderse los dos últimos partidos preparatorios por esa lesión y por una gripe, parece recuperado y disputa el primer partido de liga. Tras siete partidos declara que aún se encuentra en periodo de recuperación de la lesión de rodilla, en la que aún siente molestias, y que aunque todo marcha bien está frustrado porque aún necesitará algún tiempo para volver a su mejor nivel.

El sistema de juego: Kurt Rambis importa el triángulo ofensivo de los Lakers. Este es un sistema complejo que requiere meses para que comience a dar sus frutos incluso en equipos veteranos. Además, necesita jugadores con características concretas (tiradores exteriores, interiores con capacidad para pasar y crear juego desde el lado débil) que puede que no se encuentren en los Wolves. Jonny Flynn, Ramon Sessions y Corey Brewer son más efectivos penetrando que tirando de larga distancia. Mientras que Kevin Love parece un jugador apropiado para el juego de pase, Jefferson está incómodo con el papel que le ha otorgado Rambis distribuyendo el balón desde el poste alto y busca recibir de espaldas al aro para jugar uno contra uno.

Por lo que se ha visto hasta el momento, la solución provisional por la que se ha optado es la de fomentar el bloqueo y continuación entre Flynn y Jefferson desde el poste alto para aprovechar las cualidades de ambos a la espera de introducir más principios del triángulo ofensivo conforme avance la temporada. Mientras todo esto ocurre, hay momentos en que Jefferson aparenta estar fuera del ataque del equipo y resulta más un obstáculo que un líder en el campo. Si a esto añadimos que la baja de Love pone de manifiesto sus lagunas defensivas, que el jugador muestra escaso interés en mejorar (13 kilos menos no ayudan a hacer frente a los pivots atacantes) y que la franquicia parece mirar para otro lado en lugar de convencerlo de que los equipos ganadores son aquellos comprometidos en defensa,no son pocas las circunstancias que juegan en contra del regreso de Jefferson a la élite de la liga.

Su actuación hasta el momento: En el primer partido de liga Jefferson se muestra lento, tiene problemas de faltas en la primera parte y es dominado por Brook Lopez. Termina con nueve puntos y cuatro rebotes en 25 minutos de juego. Dos días después frente a los Cavaliers vuelve a disputar 25 minutos en un encuentro resulto en el tercer cuarto. 12 puntos y ocho rebotes, mala defensa a Shaquille O’Neal y una nueva demostración de que aún no está completamente recuperado. En Phoenix su actuación mejora (21 puntos, ocho rebotes, cuatro asistencias) pero tras tres partidos su efectividad en tiros de campo es lamentable (16 de 46, 34,7%) y la sensación de que no encuentra al jugador abierto y que el equipo funciona mejor sin él comienza a instalarse entre los aficionados. Al día siguiente vuelven a jugar ante los Clippers. A pesar de que Rambis pretende hacerle descansar, el encuentro resulta muy igualado y Jefferson termina disputando 34 minutos, en los que un mejor acierto en el tiro le permite anotar 24 puntos aunque sólo consigue cuatro rebotes y dos asistencias.

Su siguiente partido frente a Boston vuelve a ser positivo en anotación (18 puntos) e ineficaz en el resto de facetas (cuatro rebotes, tres asistencias, cero tapones). Contra Milwaukee en casa tiene el peor partido del año (ocho puntos, ocho rebotes, 4 de 12 en tiros de campo) y los tres encuentros siguientes (dos frente a Portland, uno contra Golden State que termina en un vergonzoso 105-146) no tienen historia. Jefferson únicamente juega 26 minutos de media y logra 14,6 puntos y 6,3 rebotes. Tras ellos se ausenta del siguiente partido por una emergencia familiar y es duda para el de esta noche.

La comparación con sus estadísticas del año pasado (lo que su manager esperaba de él cuando lo eligió en el draft) es demoledora:

Imagen2

Qué podemos esperar de él: Jefferson no está físicamente al 100% y aun necesitará varias semanas para alcanzar dicho nivel. Los Wolves son un equipo terrible, llevan nueve partidos consecutivos perdidos y no tienen interés en forzar su rodilla. En el lado positivo, el jugador afirma que su recuperación va más rápido de lo previsto y la tendinitis en el Aquiles ya es historia.

El nuevo sistema de juego no es el más apropiado para sacar provecho de sus cualidades, pero la vuelta de Kevin Love (que puede ocurrir el día 20 de Noviembre -según el jugador- o el 20 de Diciembre -según la franquicia-) ayudará a que el triángulo funcione de forma más efectiva. En el fondo, Jefferson es el mejor jugador del equipo y si el sistema no logra sacar lo mejor de él, se modificará el sistema.

No hay nada que indique que nos encontramos ante un problema grave y que no pueda volver a ofrecer el rendimiento del año pasado, con algunas asistencias extra por jugar dentro del triángulo. Como en otras ocasiones, el mejor consejo es la paciencia. Y si Jefferson no está en tu equipo, prueba a ver si su manager está cansado de malas actuaciones y prefiere traspasarlo por otro jugador inferior pero de rendimiento más constante. Cuando acabe la temporada serás tú quien ría el último.

Written by Daniel Raya

14 noviembre 2009 at 19:23