Manager Fantástico

Un blog de Fantasy NBA totalmente 1.0

Jugadores revelación (IV): Tuvieron un mal año

leave a comment »

Una de las cosas que he aprendido con los años es que las estadísticas de los jugadores suelen mantenerse temporada tras temporada. Eso no significa que no haya cambios, a veces dramáticos (por eso estamos hablando de jugadores revelación), pero no son demasiado frecuentes. Cuando un año cualquiera el rendimiento de un jugador se distancia mucho del promedio de su carrera debemos esperar que al año siguiente vuelva a acercarse a éste por simple regresión estadística. Por eso no hay que fiarse mucho de los incrementos súbitos en puntos por partido (Kobe Bryant en la 2005-06), triples (Channing Frye en la 2009-10) o la inconsistencia general de Gerald Wallace (en la 2005-06 promedió 2,1 tapones y nunca ha vuelto a lograr más de 1,0; el año pasado consiguió 10,0 rebotes por partido cuando la mejor marca de su carrera había sido 7,8).

Por supuesto, la regresión estadística también se aplica a los jugadores que decepcionaron el año pasado, entre los que podemos encontrar candidatos a jugador revelación. Hemos visto a algunos de ellos en entregas anteriores (Hedo Turkoglu en Veteranos de mudanza, por ejemplo), pero siguen quedando algunos por comentar.

Ligas de diez equipos

Brandon Roy (POR): Su producción bajó ligeramente en 2009-100 respecto a la temporada anterior, lo que hizo que finalmente no justificara la apuesta que muchos managers habían hecho por él selecionándolo al final de la primera ronda o principio de la segunda. En gran medida ello se debió a las lesiones, en especial a una en la rodilla de la que se operó al final de la liga regular y cuya recuperación forzó para participar en la primera ronda de playoffs ante los Suns. Roy se ha perdido una media de 14 partidos por temporada en sus cuatro años como profesional, suficientes para tildarlo como “propenso a las lesiones”. Este verano ha estado trabajando con un entrenador personal y dice encontrarse plenamente recuperado, pero el problema no es sólo la rodilla sino la multitud de pequeñas dolencias que le hacen perderse partidos sueltos durante toda la temporada. Respecto a su rendimiento del año pasado, el mayor descenso se produjo en el tiro de tres puntos, donde intentó más tiros que nunca con el peor porcentaje de su carrera. La falta de un compañero capaz de anotar desde larga distancia (Rudy Fernández estuvo mucho tiempo lesionado, Andre Miller nunca tira de tres, Steve Blake fue traspasado) provocó esta situación, que la dirección de los Blazers espera compensar con el progreso de sus aleros jóvenes Nicolas Batum y Wesley Matthews. Ambos se mostraron el año pasado capaces de anotar tiros exteriores y si lograran reducir la presión a la Roy se encuentra sometido por las defensas rivales, no sólo mejorarían su eficacia sino que reducirían el castigo físico al que es sometido. Roy este año es una elección de tercera ronda de la que, si las lesiones le respetan, puede obtenerse un rendimiento de primera ronda. Riesgo: Alto. Recompensa: Muy alta.

Al Jefferson (UTH): Otro jugador desde hace algunas temporadas flirteaba con la primera ronda del draft y al que las lesiones han impedido mantener su nivel. En este caso, no sólo las lesiones sino también el entrenador de los Timberwolves, Kurt Rambis, pero eso ha acabado con el traspaso a Utah. En la temporada 2008-09 promedió 23 puntos, 11 rebotes y 1,7 tapones hasta que en Febrero se lesionó los ligamentos de la rodilla. A pesar de que el año pasado jugó 76 partidos, dió la impresión durante la primera parte de la liga que aún estaba recuperándose de la lesión y en la segunda que el equipo no contaba con él, de ahí el descenso estadístico hasta los 17 puntos, 9 rebotes, 1,3 tapones en 33 minutos. Este año, emparejado con un base All Star y en un sistema que encaja mejor con su juego, Jefferson debería volver a niveles de 20 puntos, 10 rebotes y 1,5 tapones. Descontando la lesión sólo se perdido seis partidos en tres años, por lo que su salud no debería ser un problema alarmante. Riesgo: Medio. Recompensa: Muy alta.

Kevin Martin (HOU): Otro jugador del club de los frágiles, Kevin jugó 61 partidos en la 2007-08, 51 en la 2008-2009 y 46 el año pasado. A este ritmo, en un par de temporadas los Rockets van a tener que cobrarle entrada como al resto de espectadores. No lo hizo particularmente mal en los 24 partidos que disputó en Houston, sen lo que él mismo ha denominado su “tiempo de adaptación”. Sus puntos por partido se mantuvieron por encima de veinte por partido, y si bien anotó menos triples y sus intentos desde la línea de tiros libres bajaron de los excelsos 10,3 (con un 86,7%) de la 2008-09 hasta unos algo más mundanos 7,7, su porcentaje de tiros de campo se benefició de la presencia de mejores compañeros para pasar de 38,8% a un 43,5%. Martin es un gran anotador capaz de ofrecer aportaciones decisivas en triples y tiros libres. Si puedes soportar el riesgo de lesión siempre presente, el premio puede ser decisivo para ganar la liga. Riesgo: Alto. Recompensa: Alta.

Devin Harris (NJN): Como es común entre muchos jugadores de esta lista, sólo ha jugado una media de 66 partidos por temporada en los últimos tres años por múltiples lesiones. La temporada pasada redujo drásticamente sus estadísticas desde los 21 puntos, siete asistencias y 1,7 robos de la 2008-09, pero en su defensa puede alegarse la desastrosa campaña que hizo todo el equipo. La llegada de nuevo propietario, entrenador y compañeros debería motivarle para recuperar los niveles del pasado, de la misma forma que ocurriría si termina recalando en los Bobcats. Con lo impresionantes que fueron sus números hace un par de años, lo que más me gustó de él (como también me ocurrió con Kevin Martin) fueron el alto número de tiros libres con buenos porcentajes, 7,2 intentos con un 82% de acierto. Eso es un regalo para cualquier equipo fantasy, en especial si viene de un jugador elegido en la quinta ronda. Riesgo: Alto. Recompensa: Alta.

Gilbert Arenas (WAS): Arenas dice haber cambiado. Atrás queda el genuino showman con una legión de seguidores. Ya ni siquiera sonríe cuando los periodistas le hacen fotos. Parece que manteniendo el rictus inalterado y la boca cerrada la gente va a olvidar que, un día de la temporada pasada, desplegó un arsenal en el vestuario de los Wizards. Literalmente. Y que probablemente lo estuvo haciendo durante años, y que eso es algo muy, muy ilegal, y que su primera reacción no fue pedir perdón sino bromear con ello. Gilbert, el de los 29 puntos, 2,5 triples, 6,1 asistencias y 2 robos por partido en la 2005-06 dice estar de vuelta, que se encuentra completamente recuperado de las lesiones de rodilla que le hicieron perderse dos años y que pretende recuperar el respeto de la gente. No será así. Los Wizards han elegido en el draft a John Wall y van a hacerlo el líder de la franquicia, pero Arenas no cederá fácilmente ese papel. Lo que no podrá impedir será jugar este año como escolta, con lo que eso implica para un jugador era base no tanto porque distribuyera el juego sino porque para ser efectivo necesitaba comenzar y terminar las jugadas con el balón en las manos. Arenas es la mayor apuesta que se puede realizar este año. Si sale bien, tendrás a uno de los quince mejores jugadores de la liga. Si sale mal, la temporada de Arenas puede terminar en el quirófano, o en la cárcel. Siempre que lo elijas después de la quinta ronda, es un riesgo que bien puede merecer la pena. Riesgo: Muy alto. Recompensa: Muy alta.

Tony Parker (SAS): Sólo disputó 56 partidos la pasada temporada por una lesión en la mano y su rol en el equipo cambió en el último tramo de la liga cuando estuvo saliendo desde el banquillo. Finaliza su contrato y ya dijimos que es muy probable que eso le haga jugar mejor que el año pasado, sobre todo cuando los Spurs le necesitan para compensar el declive físico de Tim Duncan y Manu Ginobili (ambos con la treintena más que superada). Estadísticamente el año pasado fue una aberración en su carrera, en especial si reparamos en que durante los primeros meses de la 2008-09 jugó al mejor nivel de su vida. Parker es un base atípico que no tira de tres, tiene un porcentaje mediocre en tiros libres y no roba balones, pero sus puntos, porcentajes de tiros de campo y asistencias lo hacen muy útil, en especial en equipos que utilicen la estrategia big ball. Riesgo: Medio. Recompensa: Media.

Andris Biedrins (GSW): La marcha de Don Nelson abre la puerta que Golden State juegue con equipos más tradicionales, esto es, que jueguen con alguien como Biedrins en la posición de pivot en lugar de reconversiones disparatadas con Vladimir Radmanovic o Anthony Tolliver. Biedrins sólo tiene 24 años y tiene cualidades se que complementan bien con las de David Lee. Su principal problema la temporada pasada fueron las lesiones (sólo disputó 33 partidos), pero hasta entonces se había mantenido relativamente sano durante cuatro años consecutivos. Es casi imposible que repita sus paupérrimos cinco puntos, 7,9 rebotes y 16% (no es una errata) en tiros libres de la 2009-10, y mucho más probable que lo volvamos a ver en torno a nueve puntos, nueve rebotes y 1,5 tapones. Los Warriors le deben 36 millones de dólares surante los próximos cuatro años, lo que lo hace imposible de traspasar en estos momentos y obliga a la franquicia a hacerlo jugar bastantes minutos, siquiera con la esperanza de poder colocarlo en el mercado en Febrero. Riesgo: Medio. Recompensa: Media.

Jason Richardson (PHX): Sin Amaré Stoudemire asumirá mayor responsabilidad en ataque y probablemente termine como máximo anotador de los Suns aprovechando que Steve Nash y Hedo Turkoglu acaparan el balón en ataque para aprovechar los espacios generados. Riesgo: Bajo. Recompensa: Media.Ligas de 12 equipos

Yao Ming (HOU)/Greg Oden (POR): Jugando estrictamente 24 minutos por partido y 70 partidos por temporada, podemos esperar de Ming que haga 12 puntos, siete rebotes, 1,5 tapones y buenos porcentajes. La temporada pasada hubo un sólo jugador que hizo esos números en 24 minutos: Greg Oden. Ambos tienen el mismo riesgo de lesión y deberían ser elegidos a partir de la octava o novena ronda del draft. Oden sabe que no va a comenzar la liga mientras se recupera de una tendinitis en el tendón rotuliano y espera jugar entre 60 y 65 partidos este año. Los dos dicen las cosas correctas: he estado trabajando duramente durante el verano, he perdido peso, quiero volver a ser All-Star. Lo que no podemos saber es qué ocurre dentro en sus rodillas, en sus pies, y cuánto tiempo pueden mantenerlas sin romperse.  Si tuviera que elegir a uno preferiría a Oden, que a los 23 años tiene un cuerpo menos castigado que el de Ming a los 30. Aunque si me preguntas, no creo que ninguno esté en mis equipos. Riesgo: Muy Alto. Recompensa: Alta.

Elton Brand (PHI): El primer año de Brand en Philadelphia fue desastroso, sólo jugó 29 partidos por múltiples lesiones y promedió unos decepcionantes 14 puntos, 8,8 rebotes y 1,6 tapones. La temporada pasada estuvo sano, pero en el sistema implantado por el entrenador Eddie Jordan no encontró su sitio, algo que fue común a todos los jugadores de los Sixers, terminó con 13 puntos, 6,1 rebotes y 1,1 tapones. A los 31 años parecería que Brand se encuentra en plena cuesta abajo, pero quizá la llegada de del nuevo entrenador Doug Collins cambie eso. Sin Samuel Dalembert, ahora en los Kings, Brand es la referencia interior ofensiva y también defensiva del equipo, aunque eso no asegura que vaya a anotar más de 15 puntos por partido. Riesgo: Medio. Recompensa: Media.

Richard Jefferson (SAS): El año pasado fue el peor en la carrera de Jefferson, que había llegado a los Spurs para hacerlos candidatos al título. El rol que se le asignó, como tirador de tres en estático a la Bruce Bowen, resultó ser un desastre y terminó promediando sólo 12,3 puntos y con el peor porcentaje de tres puntos de su carrera. Este verano ha cumplido 30 años y renovado con los Spurs por mucho más dinero del que debería. No son buenas señales. Sin embargo, sigue siendo el alero titular indiscutible de los Spurs y, como ya hemos dicho, no está previsto que Duncan y Ginobili rejuvenezcan este año. El porcentaje de acierto en el tiro debería volver a sus niveles normales (regresión estadística, de nuevo) y el entrenador Gregg Popovich habrá aprendido de lo que funcionó mal la temporada pasada. Es un tipo listo. Riesgo: Medio. Recompensa: Media.

Tyrus Thomas (CHA): Eterna promesa, Thomas renovó su contrato este verano con los Bobcats y competirá por el puesto titular con Boris Diaw. O no, si Diaw es traspasado. En ese caso, Thomas es el prototipo de jugador revelación. Pasaría de promediar 22 minutos a al menos 34 con potencial para convertirse en una máquina de robar tapones y poner tapones. Lo que ocurre con Thomas es que cuando tuvo oportunidades en Chicago nunca llegó a realizar ese potencial. Han sido tantos los managers defraudados a lo largo de los años… Si 10 puntos, siete rebotes, 1,2 robos y 1,6 tapones son suficientes para tí, elígelo en la octava o novena ronda. Si crees que puede hacerlo mucho mejor, selecciónalo antes bajo tu responsabilidad. Riesgo: Bajo. Recompensa: Alta.

Ben Gordon (DET): La situación de Gordon, con la titularidad bloqueada por la presencia de Richard Hamilton, sigue siendo igual que el año pasado. Sin embargo, es poco probable que vuelva a repetir los terribles porcentajes de tiro con los que nos deleitó. Su porcentaje en tiros de campo bajó del 45,4% de la 2008-09 al 41,6% de la 2009-10 sin que haya una razón clara, y eso, unido al descenso en minutos de juego, provocó que anotara siete puntos por partido menos que la temporada anterior. Gordon es un anotador puro que necesita continuidad en el juego. Es poco probable que la encuentre en Detroit, al menos con su actual plantilla, pero también sabemos que ese descenso tan brusco en el porcentaje es, probablemente, una aberración estadística y que sus números volverán a la media. Riesgo: Bajo. Recompensa: Baja.

Ligas de catorce equipos

Jamario Moon (CLE): Los jugadores que suelen ser elegidos al final de un draft con catorce equipos son cualquier cosa menos regulares a lo largo de sus carreras. Difícilmente podremos decir que Jamario Moon lleva una mala racha, puesto que lo extraño es que en algún momento fuera productivo. Y lo fue, te lo aseguro. Moon tiene la oportunidad de ser el alero titular de los Cavaliers y hacer una temporada decente si se gana el puesto durante la pretemporada en la lucha épica que mantendrá con los míticos Joey Graham y Jawad Williams. Si dispone de minutos es capaz de promediar un triple, un robo y un tapón por partido. Aunque el resto de sus estadísticas sean para olvidar, con eso me vale. Riesgo: Bajo. Recompensa: Baja.

Beno Udrih (SAC): Comenzó la temporada pasada saliendo desde el banquillo y lo fue alternando con presencias en el quinteto titular en función de las lesiones y sus propias rachas de juego. A final de Febrero finalmente se hizo con un puesto estable en el quinteto inicial y tuvo actuaciones magníficas, con partidos de 17 asistencias e incluso un triple doble ante los Cavaliers. Esta temporada parte como base titular con el desplazamiento de Tyreke Evans a la posición de escolta, y seguirá así hasta que éste demuestre que es capaz de llevar al equipo como único director de juego. Cuando eso ocurra, Udrih se irá al banquillo y Francisco García lo reemplazará en la titularidad. Por ahora, Udrih dispone de minutos, que es lo más importante que puede pedirse a un jugador elegido en las últimas rondas del draft. Riesgo: Medio. Recompensa: Media.

Written by Daniel Raya

28 septiembre 2010 a 21:31

Publicado en Fantasy NBA, Pretemporada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: