Manager Fantástico

Un blog de Fantasy NBA totalmente 1.0

Más sobre el draft en subasta

leave a comment »

Durante los últimos días he seguido fascinado por la novedad del draft en subasta del que hablé hace poco y me he aventurado a hacer dos más de entrenamiento. Creo que voy dando con las claves para salir satisfecho de estas experiencias:

Rankings. Los valores de los jugadores en cada draft varían según el estilo de juego de los managers que participen. En algunos drafts adquirir a Kevin Durant por $70 es barato y en otros caro. Utiliza las valoraciones como una referencia, pero nunca las tomes al pie de la letra.

Es muy aconsejable hacerse un ranking agrupando a jugadores de nivel similar en niveles. Así, si consideramos que Al Horford, Marc Gasol, Nene Hilario y Joakim Noah están en un mismo nivel, no nos desesperaremos al ver que perdemos a alguno de ellos y el valor por el que se adjudiquen unos nos servirá como referencia para los demás.

Si tienes tiempo, procura que tu ranking personalizado incluya valores de referencia para cada jugador. Durante el draft puedes modular ligeramente losvalores, pero si eres capaz de ajustarte al presupuesto de cada jugador sin pujar por encima de él, es complicado que cometas errores y te resultará fácil detectar a los jugadores infravalorados.

Estrategias. Durante el draft podrás elegir tu estrategia de gasto e identificar las de tus oponentes. Básicamente existen tres posibilidades:

  • Gastar mucho dinero en grandes jugadores y completar el equipo con mediocridades muy baratas (ejemplo de equipo: Durant, LeBron, Dalembert, Gooden, Udrih).
    Momentos clave: Controlas el draft al comienzo, te quedas con 30 dólares y siete puestos por cubrir en la primera media hora, pasan cincuenta minutos sin que elijas a nadie y vuelves a activarte cuando el valor de los jugadores subastados es de cinco dólares.
    Para ganar con esta estrategia: Es necesario tener una idea clara de cuánto estás dispuesto a gastar en las estrellas y haber estudiado a los jugadores con potencial que podrás adquirir por unos pocos dólares al final del draft.
  • Tratar de formar un equipo como en los drafts con el tradicional sistema serpentine adjudicándose a un jugador que debería haber sido elegido en primera ronda, otro de la segunda, etc. (ej. Gasol, Nash, Gay, Crawford, Landry).
    Momentos clave: Durante los primeros veinte minutos hay que apostar por un par de jugadores estrella que definan al equipo. El resto del draft se emplea tratando de elegir a jugadores de  complemento a los que se les asigna mentalmente la ronda del draft en que cada uno debería haber sido elegido.
    Para ganar con esta estrategia: Debe analizarse el draft como si fuera serpentine, tener un ranking claro y procurar elegir a jugadores menos carismáticos o espectaculares (veteranos como Chauncey Billups o Ray Allen) que suelen tener un precio inferior al rendimiento que ofrecen.
  • Dejar que otros se adjudiquen a los jugadores más caros y construir el grueso del equipo con otros de nivel y precio medio, aprovechando las gangas si surgieran (ej. Rose, Ginobili, Richardson, Randolph, Hilario).
    Momentos clave: No gastar dinero bajo ningún concepto durante la primera media hora del draft, ya que durante ese periodo todos los jugadores subastados son estrellas o se adjudican por encima de su valor a managers demasiado entusiastas. Aprovechar las oportunidades siempre que no superen los $30, después seleccionar a dos terceras partes del equipo en la fase media del draft por un precio unitario alrededor de $15.  Llegar a la recta final del draft con $35 y cuatro o cinco puestos por ocupar para aprovecharse de las gangas.
    Para ganar con esta estrategia: Mantener la paciencia al comienzo del draft. Conocer bien el valor de los jugadores medios, sin necesidad de arriesgar (nadie tendrá tando dinero como tú en la fase media del draft) pero prestando atención a jugadores consolidados y con potencial para rendir por encima de lo esperado (jugadores jóvenes o que hayan cambiado de equipo a una situación más favorable, como Andray Blatche en el primer caso o Raymond Felton en el segundo).

Aprende a utilizar los tiempos. Como norma, los jugadores subastados al comienzo del draft cuestan más que aquellos adjudicados al final. Esto es así porque al comienzo todos los managers nadan en la abundancia y existe una enorme competititividad entre los participantes. En esas circunstancias, es habitual que se produzcan guerras de pujas por jugadores de calidad moderada. Conforme avanza el draft y se dispone de menos capital, la agresividad se reduce, y en la última fase es posible adjudicarse jugadores por un valor muy inferior al fijado inicialmente en el ranking mientras otros managers que ya han consumido todo su dinero no pueden más que limitarse a mirar.

Para estimar qué van a hacer tus rivales es importante que estés atento al dinero que les queda y que eches un vistazo a los jugadores que han comprado. Así podrás determinar cuándo ser más agresivo (cuando quedan pocos managers con dinero o los que hay están conservando su presupuesto restante a la espera de gangas) o más pasivo (cuando otros equipos están sobrepujando).

Cuándo sacar a subasta a los jugadores. En principio, nunca hay que sacar a jugadores en los que estemos interesados, ya que si lo hacemos estaremos invitando al resto de managers a pujar por ellos mientras aún tienen dinero. Los jugadores que debes elegir son aquellos que entiendes sobrevalorados, en especial los más famosos, para que el resto de equipos gasten su dinero en ellos y no puedan competir cuando salgan a subasta aquellos que verdaderamente te interesan. Buenos candidatos son aquellos que acaban de renovar su contrato después de un contract year phenomenon.

Jugadores favoritos. Haz lo posible por conocer los jugadores favoritos del resto de managers, ya que podrás utilizarlo en su contra y presionarles para que gasten más dinero del previsto en ellos. Muchas veces la gente está dispuesta a gastar más en un jugador que desean que en uno que realmente merece ese precio.

Oblígales a gastar. Si detectamos que algún equipo muestra particular empeño en fichar a un jugador, podemos entrar en la puja para incrementar su precio y obligarlo a gastar unos dólares extra en adquirirlo. Como un farol en el poker, se trata de un juego arriesgado: si pujamos demasiado, podemos terminar quedándonos al jugador. Por eso es importante jugar relativamente sobre seguro e intentar esta práctica únicamente con jugadores que no nos importaría adjudicarnos al precio al que hemos pujado.

Si crees que otro manager está tratando de obligarte a pagar un extra por un jugador, fíjate en su presupuesto y su plantilla. Si el jugador no le encaja o no dispone de demasiado presupuesto, retírate de la puja y deja que sea él quien se lo adjudique: le harás mucho más daño del que él pretendía hacerte a tí.

Puja con calma. A veces las pujas se convierten en algo personal: tú me has quitado a Dwight Howard, ahora voy a evitar que te adjudiques a Josh Smith. Es divertido cuando lo ves desde fuera, aunque no tanto cuando te lo hacen a tí.

Los drafts requieren de mayor paciencia y disciplina que los drafts tradicionales, en los que en el momento de seleccionar a tu jugador no tienes más presión que los 30 segundos de que dispones para elegir. Aquí, el resto de managers estarán permanentemente al acecho para arrebatarte a cualquier jugador que parezca que vas a adjudicarte a buen precio.

No te pongas nervioso si pasan cinco minutos sin que te adjudiques a un jugador. Cíñete a tu plan.

Autopicks. Si alguno de los participantes no ha podido asistir en persona y el programa está eligiendo en su lugar (autopick), el resto de managers generalmente sacarán a subasta a los jugadores más sobrevalorados del ranking oficial (en el caso de Yahoo!, este año son Grant Hill -$33-, Mike Bibby -$21- y Rasual Butler -$20-) para que el equipo sin dueño se los adjudique y consuma su dinero.

A pesar de ello, los equipos controlados por el programa no suelen terminar con malos jugadores, ya que habitualmente ofrecen $4 ó $5 por encima del valor inicial de referencia. En esas condiciones he visto a la máquina adjudicarse a Dirk Nowizki, Kobe Bryant y Pau Gasol.

Gástalo todo. Quieres gastar tu dinero en jugadores que lo merezcan y al mismo tiempo no quieres llegar a la última media hora del draft sin dólares para las gangas que vayan surgiendo. Pero sobre todo, no quieres terminar el draft con dinero pendiente de gastar. Cada dólar sobrante es una oportunidad perdida.

Written by Daniel Raya

14 septiembre 2010 a 1:09

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: