Manager Fantástico

Un blog de Fantasy NBA totalmente 1.0

Día 23: Atlanta es el lugar

leave a comment »

Los Hawks van 10-2 y lideran la liga junto a Phoenix. Suena extraño, extrañísimo si seguías la NBA hace cuatro años y medio. En 2004-05 únicamente lograron 13 victorias. Las palabras del entrenador Mike Woodson reflejan lo que ha sufrido esta franquicia:

Nunca olvidaré aquellas trece victorias. Nunca olvidaré entrar al vestuario y ver aquellas caras sabiendo que no podríamos ganar partidos.

La razón por la que funcionan no reside tanto en su líder, Joe Johnson, como en el juego soberbio desplegado hasta el momento por Josh Smith. En uno de mis drafts traté de elegirlo junto a Gerald Wallace, la pareja cuyos encuentros anteceden a la destrucción el mundo en 2012, pero lamentablemente me quedé únicamente con Wallace y me estoy perdiendo el festival fantasy que siempre supe que Smith llevaba dentro.

Sus estadísticas hasta el momento: 16,3 puntos, 56,5% en tiros de campo, 9,3 rebotes, 4,2 asistencias, 1,8 robos, 2,5 tapones, 2,2 balones perdidos. En los últimos 20 años, estos son los jugadores que han promediado en alguna temporada 16 puntos, nueve rebotes, 1,8 robos y 2,5 tapones: Hakeem Olajuwon y David Robinson.

Anoche contibuyó con 16 puntos, 14 rebotes, siete asistencias, dos robos, dos tapones y cuatro balones perdidos (esto último no fue exactamente una contribución). También intentó su primer triple de la temporada, que falló. Muchos consideran que ese detalle, la decisión de dejar de lanzar de tres después de muchas temporadas con un porcentaje inferior al 30%, representa como ningún otro su llegada a la madurez como jugador.

Para Basketball Monster es el duodécimo mejor jugador de lo que llevamos de liga. Y si no tomamos en consideración triples y porcentaje de tiros libres, es el mejor jugador. El mejor.

Que la diferencia de una temporada a otra esté en Josh Smith no significa que el resto del equipo no esté haciendo un trabajo extraordinario. Joe Johnson anotó 30 puntos después de lograr 35 hace dos días, Al Horford consiguió 16 puntos y 12 rebotes e incluso Marvin Williams, la decepción de lo que llevamos de temporada, jugó bien a pesar de unos modestos 14 puntos y cuatro rebotes. Los Hawks jugaron a concentrar la defensa en Dwyane Wade y a obligar a que el resto de sus compañeros les ganaran. Conociendo a los Heat, eso no ocurrió.

Wade declaró al final del encuentro que sabía que estaba atravesando un momento bajo de juego (para sus estándares) pero que resurgirá en breve. Para eso necesita ayuda del resto de jugadores de Miami. Actualmente, la diferencia en los promedios de puntos entre Wade y el segundo máximo anotador de la plantilla, Jermaine O’Neal, es de 16,1 por partido. Ningún equipo importante puede permitirse una disparidad de ese tipo, y viendo los mimbres con que cuenta la franquicia será difícil remediarlo.

Wade finalizó con 15 puntos en una serie de 6 de 18, seis rebotes, cinco asistencias, dos tapones y cuatro pérdidas. También se llevó un golpe en la mano izquierda que no parece tener importancia. Cualquier Heat no llamado Michael Beasley (21 puntos, nueve rebotes, un tapón) tuvo una noche mediocre.

Alguien más terminó su partido con un golpe en la mano izquierda. LeBron James se lastimó la muñeca al intentar un mate y, aunque la lesión no reviste gravedad, es la segunda vez que se la daña en lo que llevamos de temporada. Fue un detalle más en una mala noche para James. Se enfrentaba a los Wizards y la historia entre ambos equipos hacía presagiar un encuentro tenso. Los Cavs se encargaron de que no fuera así en el peor sentido posible. El último cuarto comenzó 75-72 a favor de Washington. En los cinco primeros minutos, con James en el banquillo, los Wizards se distanciaron y cuando LeBron volvió a la pista se dedicó a dar malos pases, a lanzar mal y a defender mal a DeShawn Stevenson. Y a tirar con Stevenson en la cara y fallar. Mal LeBron, mal los Cavs.

Por los Wizards destacó en su regreso Antawn Jamison, anotando desde dentro y con lanzamientos de media distancia para terminar con 31 puntos (12 de 22), dos triples, diez rebotes y dos asistencias. Su incorporación afectó a Brendan Haywood (anotó seis puntos con un único tiro a canasta, pero lo acompañó con 13 rebotes y tres tapones) aunque el principal damnificado, como se preveía, fue Andray Blatche. Seis puntos, cero rebotes, cero asistencias en 17 minutos. Si estuviera en mi equipo le daría una oportunidad más a Blatche, pero si hay algún agente libre al que sigues no dudes demasiado en ficharlo por él.

Y Mike Miller está jugando lesionado, a pesar de sus 16 puntos, ocho rebotes y seis asistencias. Hazte a la idea de que se tomará algún partido de descanso extra en las próximas semanas.

Elton Brand hizo para variar un buen partido (19 puntos, 11 rebotes, tres robos, seis tapones). Estos números se parecen a los que solía promediar hace un par de años, por lo que tampoco vamos a lanzar las campanas al vuelo. Sin embargo, tras los rumores (infundados) de que iba a salir desde el banquillo pudimos ver a un jugador motivado, que por una vez estuvo en pista al final del encuentro y que aprovechó ser el único jugador al poste que precisa el ataque de Princeton que utilizan los Sixers (Samuel Dalembert sólo disputó 14 minutos). En cualquier caso, enfrente estaba el débil juego interior de los Bobcats, que tienen a Gerald Wallace como ala-pivot a pesar de tener cuerpo de alero y a Tyson Chandler que se tuvo que retirar con espasmos en la espalda y cuya ausencia, si es larga, podría dar relevancia fantasy a Nazr Mohammed. Ya hablamos de Chandler, no digas que te sorprende.

Ayer recomendamos a Dahntay Jones y a Chris Douglas-Roberts. Digamos que, por una vez, acertamos.

Drew Gooden (17 puntos y 11 rebotes) está haciéndolo tan bien como podía esperarse antes del comienzo de la temporada ahora que su rival en el puesto, Erick Dampier, no puede jugar por algún problema (creemos que relacionado con su corazón). Fíchalo mientras tenga minutos asegurados.

Tracy McGrady realizó el calentamiento con los Rockets y se mostró en buena forma. Sigue sin haber fecha para su retorno y no me fio un pelo de él, pero si quieres arriesgarte y dispones de algún puesto libre en tu equipo es hora de ir pensando en ficharlo.

El experimento Wesley Matthews (cuatro puntos en 26 minutos) no me salió bien. Probablemente continúe siendo titular en los Jazz, pero en este momento la sensación en Utah es Eric Maynor. Lo he fichado en lugar de Matthews (hablamos de una liga de 18 equipos) pero como solución a corto plazo. A un partido de plazo, exactamente.

Tres partidos esta noche, con el Lakers-Chicago en el que vuelve Pau Gasol. Hasta mañana.

Written by Daniel Raya

19 noviembre 2009 a 21:06

Publicado en Fantasy NBA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: