Manager Fantástico

Un blog de Fantasy NBA totalmente 1.0

Combatiendo el miedo posicional: Cuándo seleccionar bases y pivots en el draft

leave a comment »

Los buenos bases y pivots son un recurso escaso en la NBA. Las franquicias lo notan (Chris Duhon es titular en los Knicks, Jamal Magloire fue una vez All-Star) y los managers de ligas fantásticas también.

De acuerdo con Yahoo! Fantasy NBA, hay 84 jugadores que pueden actuar en la posición de base y 85 que pueden hacerlo en la de pivot. Considerando que en una liga estándar (12 equipos-13 jugadores por equipo) hay unos 50 jugadores útiles por cada una de esas posiciones (entendiendo por útil a cualquier jugador hasta el nivel de Jarrett Jack y Antonio McDyess), cada equipo debería poder elegir de forma proporcional al menos a 4 bases valiosos y a otros tantos pivots (12 equipos x 4 jugadores por equipo=48.) Esa es la teoría.

De los bases podemos esperar que constituyan la principal fuente de asistencias, robos de balón y, probablemente, triples de nuestros equipos. ¿Cuál puede ser un objetivo aceptable en esas estadísticas para nuestros jugadores? Podría decirse que 5 asistencias, 1 robo y 1 triple por partido no es pedir demasiado. Pues bien, este es el listado de los bases que consiguieron esas marcas la temporada pasada: Dwyane Wade, Brandon Roy, Deron Williams, Jason Kidd, José Calderón, Baron Davis, Chauncey Billups, Joe Johnson, Jameer Nelson, Rafer Alston y Steve Blake. Once jugadores, de los cuales Alston y Blake tendrán imposible repetir esas estadísticas. Si ampliamos la selección a 0,8 triples por partido incluiremos a Chris Paul y Devin Harris. Por tanto, para obtener lo que hemos considerado un rendimiento razonable desde la posición de base únicamente podemos confiar en las estrellas de la liga en dicha posición. Los bases de calidad son escasos en la NBA.

Aún se complica más la situación con los pivots. Los pivots deben ser los líderes del equipo en porcentaje de tiros de campo, rebotes y tapones. Podemos considerar sensato pedir que logren un 50% en tiros de campo, 8 rebotes y 1 tapón por partido. Pues bien, los pivots que lo consiguieron el año pasado fueron Dwight Howard, Andris Biedrins, Marcus Camby, Tim Duncan, Andrew Bogut, Emeka Okafor, Yao Ming, Pau Gasol, Al Horford, Tyson Chandler, Joel Przybilla, Shaquille O’Neal, Brook Lopez, Kendrick Perkins y Amare Stoudemire. 15 jugadores, uno lesionado para toda la temporada (Ming), otros simplemente mediocres (Przybilla, Chandler, Perkins), varios con deficiencias severas (Howard, Biedrins, Okafor, Bogut  y O’Neal pueden arruinar el porcentaje de tiros libres de cualquier equipo) y casi todos con problemas físicos recurrentes. Y parecía que no estábamos pidiendo demasiado…

Debido a su escasez, es importante asegurarse de que nuestros equipos seleccionan a buenos bases y pivots en el draft. Sin embargo, esto no siempre es posible. A veces la tentación de escoger a Kevin Durant en la primera ronda y a Andre Iguodala en la segunda es demasiado fuerte. Llegada la tercera elección descubrimos que se están acabando los bases de renombre y surge el miedo a no no contar con ninguno. Para evitarlo, nos decantamos por Derrick Rose diez puestos antes de lo que deberíamos. Todos los managers parecen estar eligiendo pivots, así que cuando llega nuestro turno en la cuarta ronda buscamos al mejor que aún queda disponible según el ranking de Yahoo!, Carlos Boozer. Hemos perdido el control de nuestro equipo y estamos eligiendo únicamente para cubrir posiciones: el miedo posicional nos domina. Como no nos sentimos satisfechos con nuestros dos últimos jugadores, destinamos las dos siguientes a cubrir nuevamente los puestos de base y pivot: los mejores que encontramos son Al Harrington y Leandro Barbosa. A estas alturas, miramos nuestro equipo y nos da la impresión de que hemos elegido de forma apresurada, demasiado preocupados por las posiciones y eso nos ha impedido elegir a jugadores mejores que los que tenemos. Vamos a terminar con un equipo descompensado y poca capacidad para cambiarlo. Cuando el draft finaliza, nuestro equipo da la sensación de haber sido elegido al azar. Una lástima.

Para evitar que las posiciones condicionen toda nuestra estrategia, resulta valioso conocer cuáles son los momentos en los que los managers buscan bases y pivots en el draft. Lógicamente, ello dependerá del formato de la liga. Mis datos están ajustados para los criterios estándar de Yahoo!, lo que incluye dos pivots por equipo. En caso que baste con uno, la importancia de los pivots se relativiza y la mitad de todo esto que estoy escribiendo pierde su razón de ser (si es que la tuvo en algún momento, claro.)

La mayor parte de los managers no se toman la molestia de utilizar la opción de personalizar los rankings de jugadores antes del día el draft (eso de Edit your Pre-Draft Player Rankings.) Así, sus decisiones sobre cuándo elegir bases y pivots están muy influidas por un orden que viene predeterminado. Si en la lista aparecen cinco bases de forma consecutiva, parece que se ha dado una señal de alarma: hay que dejar cualquier cosa que se esté haciendo y escogerlos antes de que el resto de equipos se los lleven. Nuestro objetivo es adelantarnos a esa forma de actuar, eligiendo a los jugadores sobre los que no existe demanda en cada momento. Si todos los managers están eligiendo pivots en la cuarta ronda y nosotros ya tenemos cubierto ese puesto, podremos elegir tranquilamente a un jugador mejor al que nadie selecciona simplemente porque no juega en esa posición.

He comparado la lista estándar de Yahoo! (O-Rank) con el resultado de los drafts simulados (mock drafts) que se han venido celebrando entre los lectores de la estupenda Busersports y que nos dan una indicación ajustada de en qué puesto realmente se elige a cada jugador. Las conclusiones de comparar ambas listas son las siguientes:

BASES

Puestos en los que deben ser elegidos para evitar la dependencia posicional: Bases de primer nivel, entre la elección 12 y la 24. Bases de segundo nivel, entre la 40 y la 60. Bases de tercer nivel, entre la 90 y la 115.

– Salvo Chris Paul y Dwyane Wade, todos los bases de primer nivel son elegidos antes del final de la segunda ronda (alrededor del puesto 2o). Únicamente Gilbert Arenas y sus rodillas suelen estar disponibles en la tercera.

– A partir del puesto 40 comienza una etapa crítica en la elección de bases. Si quieres a alguno de los más demandados (Rajon Rondo, Derrick Rose, Monta Ellis, Jameer Nelson, Mo Williams, Tony Parker y Jason Terry) debes estar preparado para elegirlos varios puestos antes del que tienen en el ranking estándar. Una vez finalice la quinta ronda (puesto 60) no tendrás posibilidad de escoger a un base que inspire verdadera confianza, quedando disponibles aquellos que son demasiado jóvenes (Russell Westbrook) o mayores (Mike Bibby, Andre Miller) o no tienen un puesto de titular asegurado (Leandro Barbosa, Bibby, Miller.)

– Entre los puestos 100 y 130 del O-Rank se sitúan la mayoría de bases que aún restan por ser elegidos y disponen de cierto valor. Si quieres seleccionar a uno de ellos mientras aún son abundantes, no esperes más allá de la posición 90 de tu draft. Para cuando llegue la 100 es probable que los mejores ya hayan salido de la lista, y si te retrasas hasta la 115 no quedarán más que rookies o secundarios que a duras penas alcanzan 20 minutos por partido.

PIVOTS

Puestos en los que deben ser elegidos para evitar la dependencia posicional: Pivots de primer nivel, entre la elección 8 y la 14. Pivots de segundo nivel, entre la 35 y la 45. Pivots de tercer nivel, en la 8o. Resto de pivots: Alrededor de la 100.

– Los mejores pivots del juego difícilmente estarán disponibles cuando comience la segunda ronda. Los problemas físicos de Al Jefferson pueden hacer que caiga un poco respecto al listado de busersports, pero probablemente no será más que tres o cuatro posiciones.

– Al final de la segunda ronda ya hay managers que eligen pivots para adelantarse a lo que ocurrirá a partir del comienzo de la cuarta (posición 37). Es en este momento cuando todos los equipos que aún no tienen pivot cubren esa posición. Uno de cada dos jugadores elegidos en cuarta ronda es pivot.

– La presencia de nueve pivots entre los puestos 75 y 100 el O-Rank nos recuerda la necesidad de elegir a un segundo jugador en esa posición, Como respuesta, se produce una concentración de pivots seleccionados en los mock drafts alrededor del puesto 85.

– A partir del puesto 100 todos los equipos quieren asegurar la posición de pivot, provocando que estos sean elegidos mucho antes de lo que recomienda el ranking de Yahoo! No importa que el O-Rank otorgue el puesto 128 a Greg Oden o el 134 a Marc Gasol; probablemente ya no estén disponibles si te toca seleccionar en la posición 110.

– El final del draft está lleno de pivots que no ofrecen confianza y de mánagers ávidos por seleccionarlos. Proporcionalmente en las dos últimas rondas se eligen más jugadores en la posición de pivot que en cualquier otra.

Para que cada uno pueda sacar sus propias conclusiones, aquí está la comparación de ambas listas señalando los momentos en los que se produce mayor concentración de jugadores en las posiciones de base y pivot:

Ranking B

Ranking P

Written by Daniel Raya

19 octubre 2009 a 9:29

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: